Espacio político hoy

Es harto complicado distinguir las opciones dichas de izquierdas y las de centro.

El motivo de la inapreciable distinción es la defensa de un sistema insostenible, patriarcal, capitalista y colonialista. En los diferentes planes está la restauración del sistema que persigue el incremento inviable del crecimiento económico hasta el infinito con unas relaciones sociales y económicas que segmentan y fraccionan a las personas asalariadas.

El planeta demuestra la acción destructiva de la actividad humana, hasta el punto de plantear teóricamente alcanzar la neutralidad (punto 0) en algunos casos (contaminación atmosférica), pero se elude la regeneración positiva (punto -20) del medio en su conjunto (atmósfera, agua, suelo y subsuelo, flora y fauna).

La sociedad mantiene un sistema de desigualdad patriarcal, que escudándose en lo “natural”, impide la igualdad entre las personas considerando que la alteración del equilibrio tradicional de los roles de género supondría un profundo cambio del sistema. Esta desigualdad disminuye nuestra capacidad como especie al expulsar a la mitad de la especie. Por tanto hay que profundizar las políticas de discriminación positiva de género.

A ello se viene a sumar una ocultación de la titularidad de los medios de financiación y de producción del sistema capitalista, que con la democracia de la libertad de consumo y de la votación periódica ha servido para desdibujar la diferencia de clases sociales. Ahora se usan términos sociológicos para definir la posición jerarquizada de la “clase media” que esconde al conjunto de las personas asalariadas, pero que miran por encima del hombro a aquellas que consideran “inferiores”. Las personas asalariadas existen y son una realidad la perversión es el juego aceptado de la confrontación entre diferentes segmentos por supuestos status.

Por último, es sangrante la relación entre las sociedades de los distintos territorios de todos los continentes. Estas se sustentan en los intereses de la patria, o para ser más exacto de la violencia de la clase dominante, que desprecia la vida de los “otros” mandando sus mercenarios equipados con las últimas tecnologías y provocan golpes de estado, intervenciones militares, conflictos internos, expulsión de la población para conseguir materias primas, derechos de explotación, monopolios, etc.

Con esta reflexión quiero indicar que no hay medias tintas. Si no se aborda una estrategia de conjunto internacional con tiempos tasados se iniciará una progresiva descomposición de nuestra actual sociedad mundial. Parece que para ello si es necesario trabajar en una dirección común en el presente con metas alcanzables que no supongan solamente la obtención del beneficio monetario. Hay que modificar la subordinación a los dioses mercado, dinero, consumo, “movilidad de los pudientes” para lograr un modelo de intercambio justo, un consumo de necesidad y una movilidad integradora.

COVID 19 (27 de octubre de 2020)

Hace unos meses indicaba que las pandemias tienden a durar un mínimo de dos años con una elevada incidencia. También apuntaba que las respuestas no son las mismas para todos los territorios, ni para todas las concentraciones humanas, ni para todas las zonas medioambientalmente alteradas o destruidas por el ser humano.

Añadía que la carencia de datos normalizados para la evaluación del impacto de una forma desagregada eran imprescindibles. El conocimiento de la pandemia entre los hombres y las mujeres, entre las franjas de edad de mujeres y hombres, en la capacidad económica de las personas (evitaré el prejuicio existente de hablar de clases), en las grandes ciudades hasta los pequeños municipios.

Estas son algunas de las variables que deben ser actualizadas constantemente para saber como poder actuar ante esta pandemia. Hasta la fecha solamente aprecio bandazos y más bandazos, locales, nacionales e internacionales a la espera de la diosa salvadora VACUNA.

Parece que nos cuesta trabajo aprender de la sistemática agresión al medio que nos responde con sus tiempos, lentamente para quienes nos hemos acostumbrado a la valoración de lo inmediato y prescindimos o ignoramos la proyección de nuestras aberraciones.

Los ejemplos son evidentes el virus se contagia por vía aérea (aerosoles que penetran por vías respiratorias o por contacto con las mucosas). Su incidencia es a día de hoy superior en zonas con una elevada contaminación atmósférica (por tipo de gases).

La aberración de las cifras absolutas, únicamente, genera estados de ansiedad e inquietud entre la población, sobre todo entre las personas que el bombardeo mediático considera de alto riesgo.

Dicho esto ¿Cuántas UCis nuevas hay en cada nacionalidad o región de España desde marzo a la actualidad? ¿Cuántas personas se han incorporado al sistema de salud pública en cada nacionalidad o región de España desde marzo a la actualidad? ¿Cuánto y Cómo se ha incentivado los servicios esenciales en cada nacionalidad o región de España desde marzo a la actualidad?

Estos tres indicadores son básicos para conocer la responsabilidad o irresponsabilidad de nuestros representantes electos.

Como todas las epidemias su característica fundamental es la mortalidad afecta a los más pobres y a los más débiles. Aunque los más pobres se autodenominen clase media baja por comparación con otros.

Homenaje a Miguel Hernández

Miguel Hernández “El niño yuntero”

Carne de yugo, ha nacido

más humillado que bello,

con el cuello perseguido

por el yugo para el cuello.

Nace, como la herramienta,

a los golpes destinado,

de una tierra descontenta

y un insatisfecho arado.

Entre estiércol puro y vivo,

de vacas, trae a la vida

un alma color de olivo

vieja ya y encallecida.

Empieza a vivir, y empieza

a morir de punta a punta

levantando la corteza

de su madre con la yunta.

Empieza a sentir, y siente

la vida como una guerra,

y a dar fatigosamente

en los huesos de la tierra.

Contar sus años no sabe,

y ya sabe que el sudor

es una corona grave

de sal para el labrador.

Trabaja, y mientras trabaja

masculinamente serio,

se unge delluvia y se alhaja

de carne de cementerio.

A fuerza de golpes, fuerte,

y a fuerza de sol, bruñido,

con una ambición de muerte

despedaza un pan reñido.

Cada nuevo día es

más raíz, menos criatura,

que escucha bajo sus pies

la voz de la sepultura.

Y como raíz se hunde

en la tierra lentamente

para que la tierra inunde

de paz y panes su frente.

Me duele este niño hambriento

como una grandiosa espina,

y su vivir ceniciento

revuelve mi alma de encina.

Lo veo arar los rastrojos,

y devorar un mendrugo,

y declarar con los ojos

que por qué es carne de yugo,

Me da su arado en el pecho,

y su vida en la garganta,

y sufro viendo el barbecho

tan grande bajo su planta.

¿Quién salvará este chiquillo

menor que un grano de avena?

¿De dónde saldrá el martillo

verdugo de esta cadena?

Que salga del corazón

de los hombres jornaleros,

que antes de ser hombres, son

y han sido niños yunteros.

En 2020 la irracionalidad y la barbarie siguen persiguiendo al poeta Miguel Hernández. Cuando tienen miedo de los fantasmas es porque les torturan sus tropelías y desmanes.

En recuerdo de un poeta, que aún después de muchos años, sigue siendo víctima de los representantes de la cultura de la dominación, del privilegio, de la opresión y del asesinato.

LA DEMOCRACIA SE FORTALECE CONOCIENDO LA HISTORIA

La Dictadura franquista supuso un largo periodo de dura represión para aquellas  personas que defendían principios democráticos. Unas pagaron con su vida, todavía  hoy ninguna ha encontrado reparación y miles ni una digna sepultura. Otras durante  largos años defendíamos y defendemos la Democracia y sus valores fundamentales  que desde 1978 recoge la Constitución. 

Quienes luchamos entonces éramos personas de diferentes edades y profesiones. En  nuestro caso éramos adolescentes no diferentes a otras personas de nuestra edad.  Nos organizamos en los institutos y otros centros de enseñanza, entonces separados en  femeninos y masculinos, para reclamar una mejor educación: mejores condiciones de  escolarización, más plazas escolares,… Queríamos reunirnos sin miedo a que nos  detuvieran, a protestar por lo que nos interesaba y nos atañía directamente en nuestra  vida cotidiana, acceder a leer libros sin censuras políticas, en definitiva a transformar  un país asfixiante social y políticamente. 

Hablamos de 1968 cuando nos comprometimos colectivamente y creamos un  movimiento de estudiantes, la Unión Democrática de Estudiantes de Enseñanza Media (UDEEM) que continuó en el tiempo. Teníamos entre 13 y 17 años y nuestro objetivo era  cambiar las cosas para mejorar nuestro presente y nuestro futuro. Hubo detenciones  en el Estado de Excepción que se promulgó en todo el país en 1969. Irrumpían en el  domicilio familiar incluso de madrugada o apresando a algunos durante la clase en el  instituto. Nos detenía la Brigada Político Social manteniendo a menores de edad días y  días en los calabozos de la Dirección General de Seguridad. Torturas, amenazas,  proceso, cárcel… 

No nos sentimos héroes ni cosa parecida. Sí nos consideramos víctimas de la represión,  de la asfixia que impregnaba todos los ámbitos, de una educación con contenidos  mutilados y un régimen opresivo y brutal que duraba demasiado tiempo. Teníamos el  convencimiento y la determinación de que podíamos y debíamos ayudar al cambio,  acabar con la dictadura y vivir en democracia. Y lo conseguimos.  

Ya no están todas las personas que formamos parte de ese movimiento estudiantil  pero tenemos la certeza de que apoyarían la iniciativa del Gobierno de la Ley de  Memoria Democrática porque nos parece absolutamente necesario establecer  políticas de verdad, justicia, reparación y garantías de no repetición. 

Conocer nuestro pasado, interpretarlo y garantizar el conocimiento del mismo a las  futuras generaciones es necesario para defender la democracia y alejarnos de  opciones autoritarias. Después de medio siglo, aquellos adolescentes de UDEEM  trabajamos para que aquella historia de la lucha por la Democracia en los institutos,  mayoritariamente separados en masculinos y femeninos, se conozca por las nuevas  generaciones. Es una obligación para quienes defendemos la Libertad y la  Democracia y el entendimiento como principios fundamentales de convivencia. 

Nota: El grupo de trabajo UDEEM, tiene como objetivos 

∙ Documental, sobre acciones estudiantes Enseñanza Media en el periodo 1968- 1976 y detenciones, torturas y proceso en el Instituto San Isidro de Madrid en  1969.

∙ Recuperación de documentos para conformar un archivo histórico sobre sus  acciones en aquel periodo. 

∙ Realizar un estudio histórico sobre esta materia con el objeto de difundir en  centros educativos.  

∙ Difusión mediante diferentes medios de aquella lucha por la democracia. Contacto: udeem1968@gmail.com 

Firmantes: 

Antonio Camarero Gea. 

Marcel Camacho Samper. 

Guillermo Casado Beloki.

Susana Castillo Fernández de la Cancela 

Paloma Cruz López. 

Susana Cruz López. 

Lucas del Castillo Agudo. 

Mª Teresa Gómez Sanz. 

Vicente Guilló Jiménez. 

Enrique del Olmo García. 

Santiago Lago Aranda. 

José Manuel López Poyato. 

Juan Manuel López Rubio. 

Marina Lovelace Guisasola. 

José Montoya Torrecilla. 

José Pavón Casar. 

Julio Rodríguez Bueno. 

Rubén Villa Benayas. 

Lorenzo Villanúa Bernués. 

Madrid, octubre de 2020