Represión 1969

Estaba vigente el Estado de Excepción en todo el territorio nacional instaurado por la Dictadura por Decreto Ley de 1/1969, de 24 de enero, BOE del día 25. Estuvo vigente este Estado de Excepción hasta el día 22 de marzo de 1969 por Decreto Ley 8/1969, de 22 de marzo, BOE  del día 24.

A partir del 10 de marzo de 1969 se inician las primeras detenciones de jóvenes estudiantes de bachiller del Instituto San Isidro de Enseñanza Media de Madrid por miembros de la policía política de la dictadura (Brigada Político Social) y trasladados a la Dirección General de Seguridad (DGS) en la Puerta del Sol de Madrid.

Unos fueron detenidos en su domicilio familiar y otros fuimos detenidos en las aulas del instituto ante la sorpresa de profesores y estudiantes.

Los detenidos teníamos en aquel momento 17 años, 16 años y 14 años. Permanecimos en la DGS hasta el día 23 de marzo sometidos a torturas e interrogatorios, aislados en celdas individuales los que teníamos 16 y 17 años, los menores de 16 fueron interrogados y amenazados delante de sus padres. La tarde noche del día 22 de marzo pasamos a celdas colectivas.

Nuestras edades son un indicativo del papel que habíamos desempeñado en la lucha contra el golpe militar y la guerra desencadenada en 1936. Nuestros orígenes familiares eran diferentes hijos de militar en activo, de guardia civil en activo, de funcionario, de sindicalista preso, de antiguos presos políticos, es representativo de la diversidad de nuestros orígenes familiares.

El día 23 de marzo se nos traslada a la cárcel de Carabanchel y permanecemos en celdas aislados, en período que se decía, hasta que el día 28 se nos lleva ante el juez militar que nos comunica el procesamiento según el Código Militar de 1945 y se nos aplica la prisión preventiva sin fianza. El Decreto 1794/1960 habilita al gobierno para llevar ante la jurisdicción militar, legislación de posguerra, se nos aplica el artículo 2º Serán considerado reos de delito de rebelión militar … y por el artículo 922 que contempla que los juicios sumarísimos el procesado permanecerá siempre preso.

Visto en perspectiva resulta sorprendente, increible. Pero la dictadura actuaba de esa manera vulnerando sus propias normas. Se aplica una legislación de rebelión militar, no valoro que todos sabemos que ellos eran los rebeldes. Se lleva ante la jurisdicción militar a personas cuando ha finalizado el estado de excepción, que era la norma habilitante y que permitía con ello mantenernos presos por el consejo de guerra sumarísimo.

A día de hoy 10 de julio de 2019 y transcurrido medio siglo de nuestra detención no existe mención de reconocimiento de ningún tipo para aquellos estudiantes de instituto que emprendimos un camino de lucha contra la dictadura. Ni el Ministerio de Educación, ni la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid, ni el Ayuntamiento, ni el Instituto. No hablo de reconocimiento económico, a pesar de haber estado secuestrada mi libertad.

Un minuto de nuestra detención representa una mayor dignidad que todas aquellas personas que niegan las torturas sistemáticas en la Dirección General de Seguridad en la dictadura del golpista Franco y su banda. Es un edificio que no hace mención a la sede madrileña de la represión de la dictadura.

De igual modo se ha dinamitado la cárcel de Carabanchel que recibía un elevado número de presos de la Dictadura.

Aunque pretendan hacer desaparecer y dulcificar la represión de la Dictadura, diciendo que fue un régimen autoritario que se suavizo con el paso de los años. Nadie puede negar que quienes tenían la obligación de garantizar la legalidad democrática cargaron sus armas y desencadenaron una guerra y una represión que duró 39 años y cuatro meses. Se empaparon en sangre hasta el último minuto.

La historia reconocerá el papel de las personas que lucharon por la libertad (víctimas) y sancionará a los represores con crucifijos y pistolas al cinto (verdugos). 

historia, en letra pequeña

Historia con letra mayúscula incorporo el enlace

Por Historia se entiende la Ciencia Social que que estudia el conjunto de acontecimientos y hechos del pasado vividos por el conjunto de los grupos de personas que componen diferentes comunidades sociales y los tipos de respuestas y comportamientos adoptados a lo largo del tiempo.
Ibn Jaldún (nació en Túnez el 27 de mayo de 1332 y falleció en El Cairo el 19 de marzo de 1406):
“La historia tiene por objeto verdadero, hacernos comprender el estado social del hombre … enseñarnos los fenómenos que se relacionan con él, a saber: la vida salvaje, la suavización de las costumbres, el espíritu de familia y de tribu, los diversos géneros de superioridad que unos pueblos tienen sobre otros, la distinción de clases, las ocupaciones a que los hombres dedican sus esfuerzos … los oficios …; en fin todos los cambios que la naturaleza de la historia puede operar en el carácter de la sociedad”. 1 Tuñon de Lara, Manuel Por qué la historia

αω!

historia, en letra pequeña o subjetiva

Es Independiente de la conciencia y de la consciencia de nuestra propia memoria. Es equivalente, haciendo un símil informático, a nuestro disco duro y a la capacidad de relacionar, analizar y racionalizar el conjunto de nuestros hechos pasados, grabados por alguno de nuestros sistemas de captación con independencia de su procedencia.

Mi o Nuestro pasado, sus acontecimientos y sus hechos en el transcurso del tiempo son mi propia historia. Es la de un hombre nacido en una sociedad patriarcal, en una sociedad sometida a la hegemonía de una doble dictadura la de la iglesia católica y la del ejército, en un territorio denominado por las normas España, situado en el confín sudoccidental del continente euroasiático,

El sistema me ha dicho que Historia es algo complejo, que hay que documentar. Ahora bien el sujeto Antonio, yo, vivo en agrupación social, en un espacio y en un tiempo determinado. De igual modo Felipe, mi padre, vivió en agrupación social, en un espacio y en un tiempo determinado.

Ahora bien todo aquello que pretenda restablecer la información de mis ancestros es un auténtico ejercicio de inversión económica (unidad de tiempo y unidad de esfuerzo) personal que es superior a la reconstrucción de la información de los Ancestros Relevantes para la Historia.

Como ejemplo fundamental Fernando VII fue un monarca absoluto de las Españas. La suma de trabajos y análisis se centran en la postura de un ser pusilánime que, junto a la clase dirigente de la época, esconden la cabeza cuando los gobiernos y los ejércitos franceses e ingleses (ejércitos no las personas que vivían en Francia o en Inglaterra) intervienen en un proceso de ocupación y destrucción territorial, imperial y de las infraestructuras. Por el contrario mis ancestros no sabemos si defendían su terruño con una navaja o un trabuco; si les daba lo mismo lo que pasaba o se preocupaban solamente si veían aparecer a unas tropas que no reconocían, ni entendían.

Datos simples sobre los terruños: 1808 a 1814 no hay ferrocarril, no hay vehículos con motor de explosión (aviones, coches, motos), hay correo escrito. Hay unos sistemas montañosos y una costa que dotan de diferente identidad al territorio que se recorren a píe o con caballerías o bóvidos (carretas y coches de tiro en sentido amplio).

Floridablanca (Censo español de estos reinos y sus islas adyacentes) “Estado General de la Población de España 1787” Penúltimo censo del siglo XVIII anterior a 1808.

10.268.150 (Según estado civil: 2.753.224 Solteras + 1.943.496 Casadas + 462.258 Viudas) = 5.158.978 Mujeres (Según estado civil: 2.926.229 Solteros + 1.947.165 Casados + 235.778 Viudos) = 5.109.172 Hombres

Provincias 1787: Andalucía, Aragon, Avila, Burgos, Castilla la vieja, Cataluña, Ciudad Real, Cordova, Cuenca, Extremadura, Galicia, Granada, Guadalajara, Jaen, Leon, Madrid, Villa de Madrid, Murcia, Palencia, Salamanca, Segobia, Soria, Toledo, Toro, Valencia, Valladolid, Mallorca, Menorca, Ybiza y Fromentera, Canarias, Navarra, Asturias, Alava, Guipuzcoa, Vizcaya, Nuevas Poblaciones, Aranjuez, Pardo, Sn. Ildefonso, Sn. Lorenzo, Oran, Zeuta, Presidios menores.

Hasta la reforma provincial de 1833, situación actual, excepto Canarias reconvertida en dos provincias en 1927, y la Constitución de 1837 (Monarquía española Reina de las Españas), 1845 (Monarquía española Reina de las Españas) y 1876 (Rey constitucional de España) contemplaba las provincias de Ultramar serían gobernadas por leyes especiales, la Constitución de la Nación española de 1869 contemplaba un nuevo tratamiento para las provincias de ultramar de Cuba, Puerto Rico y Filipinas.

El primer Censo que tuvo capacidad de realizar el reino de España fue en en 1857 siglo XIX. Estaban las 49 provincias e incluía los Presidios de África en la provincia de Granada y Ceuta en la provincia de Cádiz.

Eso supone la suma de datos objetivos que conforman la Historia a lo grande.

 

Pero la historia en letra pequeña me dice que las personas se levantan todos los días, los que están en condiciones de hacerlo. Respiran, se alimentan, se visten, se asean, lavan, cocinan, limpian, arreglan su ajuar y vestimenta, se desplazan, realizan una serie de tareas o actividades para obtener útiles y recursos para adquirir productos, adquieren o intercambian, se divierten y juegan, descansan, mantienen relaciones afectivas o de comunicación, cuidan su salud física y mental.

Todo esto, y algo más que puedo obviar, se produce en un espacio y en un tiempo determinado.

Todo esto se produce en una agrupación social que tiene una organización determinada, cuya función es permitir la forma de poder realizar las actividades enunciadas.

El espacio (meteorología incluida), el tiempo, la agrupación social actúan en cada persona de forma que alteran la capacidad de decisión de cada persona y condicionan de manera consciente o inconsciente el comportamiento de cada una.

Ejemplo espacial el comportamiento individual en un espacio montañoso, lluvioso y nival no genera respuestas equivalentes al de un espacio costero, con escasas precipitaciones. Es un factor que influye en la construcción de una identidad (respuestas dadas para vivir en un medio determinado).

Ejemplo temporal (tiempo largo) el comportamiento personal es diferente entre alguien que realiza su vida en el año 1700 que se desenvuelve en un espacio limitado, aunque cambie de ubicación constantemente, y quien se desenvuelve en el año 2015, donde el concepto de ubicación ha variado por los sistemas de desplazamiento. La dimensión y la perspectiva siempre hay que contemplarla de forma bidireccional, es decir la proyección objetiva de los cambios producidos desde un momento dado hasta otro momento dado y la proyección subjetiva de los mismos.

Pero el ejemplo temporal (tiempo corto) es un componente complementario que consiste en la capacidad de vida y la relación entre los diferentes etapas temporales de las personas y su interrelación con las personas de diferentes generaciones (dependientes mayores y menores, autónomos mayores y menores). [Rehuyo los conceptos de infancia, juventud, madurez, vejez pues están asociados a clasificaciones diferentes por edades en cada época].

Ejemplo de agrupación social, mínima, básica, compleja.

Es la agrupación social mínima la que corresponde a las personas que de forma estable o temporal por principio colaborativo coexisten y conviven, pudiendo tener ascendientes y descendientes.

Mientras que la agrupación social básica comprende diferentes agrupaciones sociales mínimas bien sean por subordinación, incorporación, extensión, reducción, exclusión.

Por último la agrupación social compleja es la suma de agrupaciones sociales que diluye en un conjunto de reglas las agrupaciones mínimas subordinándolas y forzándolas a acatar sus decisiones.

A día de hoy la historia en letra pequeña debería ser el soporte del conocimiento que impulse y facilite a las agrupaciones sociales mínimas el desarrollo y el intercambio colaborativo entre ellas de una forma inclusiva. Actualmente la diversidad de las agrupaciones complejas nos aparta de la razón de ser de la agrupación humana (en abstracto) y deriva en nuestro entorno en la exclusión personal y la agresión competitiva contra quién se oponga a sus decisiones.

 

 

Información 5 febrero 2019

En información 15 de enero databa el fin del “imperio español” en América Latina, Asia y Oceanía al acabar el siglo XIX en Cuba, Puerto Rico, Filipinas, Carolinas, Marianas y Palao.

La única colonia que perduraba en 1899 del imperio era Guinea y las posesiones en África del NW.

Colonias españolas y Protectorados en 1930

Guinea

Colonia intercambiada con Portugal para el tráfico de esclavos Tratados de San Ildefonso y de El Pardo 1777- 1778. Ocupada por los británicos entre 1826 y 1840.

Aventuras coloniales XIX hasta 1930

1858 a 1862 La aventura de Conchinchina fue una expedición de la coalición del Imperio Francés y del Reino de España, inicio del colonialismo francés en Indochina, y una aventura militar española. El pretexto fue castigar los asesinatos de jesuitas y un obispo español. Los resultados fueron meramente económicos y de escasa cuantía.

1861 a febrero de 1862 Expedición a México se cerró con el Tratado de Soledad y la retirada española.

Ceuta, Melilla, Sahara y Marruecos

Desde 1840, 1844, 1845, 1848 y 1854 hay un acoso rifeño constante a las plazas de Ceuta y Melilla.

1859 a 1860 Primera guerra de Marruecos 22 de octubre de 1859 a 26 de abril de 1860 finaliza con Tratado de Wad-Ras 26-4-1860. El reino de España recibe el territorio de Santa Cruz de la Mar Pequeña (futuro Sidi Ifni).

1893 a 1894 Guerra de Margallo o primera guerra del Rif entre 3 de octubre de 1893 a 25 de abril de 1894 acoso rifeño a Melilla.

1900 Se delimita con Francia la colonia del Sahara español (península de Villa Cisneros)

1909 Guerra de Melilla julio a diciembre de 1909. El gran símbolo para los rifeños fue el Barranco del Lobo.

1911 a 1927 Guerra del Rif o segunda guerra de Marruecos 8 de junio de 1911 a 27 de mayo de 1927 (guerra de los protectorados franco-españoles contra los rifeños). El gran símbolo de los rifeños frente a los españoles fue el Desastre de Annual 1921.

1912 a 1956-1958 Protectorado de Marruecos: Rif y Yebala, zona internacional de Tánger, Cabo Juby y Villa Bens.

Situación interior de la potencia imperial

Pronunciamientos militares

Gabriel Cardona “A golpes de sable” identifica el comportamiento durante el siglo XIX y XX de los militares españoles y sus actuaciones. El listado es elevado entre absolutistas y liberales, conservadores y progresistas, republicanos, monárquicos.

Pero si tienen especial relevancia las Guerras Carlistas por dos causas diferentes. La primera fue fractura de los borbónicos, de la nobleza y de la iglesia en dos bandos y la segunda fue la confrontación de un modelo de organización territorial (sistema centralista reforma provincial noviembre de 1833 por Decreto). Ambos proyectos absolutistas colisionaban con la soberanía en la que los súbditos fue limitada para la rama isabelina (sufragio censitario masculina) que alcanzaría en 1869 la soberanía (sufragio universal masculino), que se logra consolidar en 1890.

Guerras Carlistas

1ª 1833-1840 no me interesa el relato, sino el mapa de la implantación carlista. Las provincias con régimen foral (provincias vascongadas y Navarra) disponían de Voluntarios Realistas, apoyo en Castilla la Vieja, Tortosa y montañas de Cataluña. Su gran dominio rural fue el Norte (Navarra, Rioja, P. Vasco), Castilla la Vieja (Burgos y Soria), de Cataluña (Berga, Olot, Gerona, Lérida, Manresa, Tarragonay del Maestrazgo (Morella, Teruel, Castellón, N. de Valencia), Castilla la Nueva partidas (Cuenca, Ciudad Real y Albacete) (Btallón cántabro y caballería manchega, argoneses y murcianos

1844 se encomienda por Reales Decretos al Duque de Ahumada la creación y organización del primer Cuerpo de Seguridad Pública del reino (Guardia Civil), tuvo la tarea de formar a sus hombres en los conceptos de valor, disciplina, rígida instrucción, entrega a los demás y subordinación al poder establecido.

Miguel Alonso Baquer “La reforma militar del siglo XIX” Recoge las dudas de cambio de modelo de ejército.

2ª 1846-1849 Granada y Cataluña (matiners) Movilidad de tropas por nuevas vías de comunicación)

Alzamientos 1855 Cataluña, 1860 Baleares y San Carlos de la Rápita, 1869 La Mancha y León

3ª 1872-1876 Incorpora la derogación de los Decretos de Nueva Planta que suprimieron los Fueros. Con incidencia en Navarra, P. Vasco, Cataluña, Aragón y Valencia (Castellón, Valencia y Alicante), Cuenca y Albacete, Extremadura.

Alzamiento 1900 Se produjo con desigual impacto la acción de partidas en Cataluña, Valencia, Jaén.

Cantonalismo

1873-1874 Rebelión Cantonal y apoyo de AIT

Tuvo especial impacto en: Ávila, Béjar, Salamanca, Toro. Camuñas (Toledo). Coria, Hervás, Plasencia.Algeciras, Almería, Andújar, Bailén, Cádiz, Carmona, Ecija, Granada, Jerez, Loja, Málaga, Motril, San Fernando,  Sanlúcar de Barrameda, Sevilla, Tarifa. Aguilas, Alhama, Almansa, Cartagena, Hellín, Jumilla, Mazarrón, Murcia y Totana. Alcoy, Alicante, Castellón, Chinchilla, Orrihuela, Torrevieja, Valencia.

Primer tercio del XX

1906-1931 vigente la Ley de Jurisdicciones ponía bajo jurisdicción militar las ofensas orales o escritas a la unidad de la patria, la bandera y el honor del ejército. Varios de los artículos suponían un importante recorte a las libertades públicas, en particular a la libertad de expresión. Respuesta anticatalana.

1909 Semana Trágica en Barcelona

1910 Ley del candado limita temporalmente el establecimiento de nuevas congregaciones religiosas, ante la negativa del Estado Vaticano a negociar un nuevo Concordato,

1917 Crisis Social, Parlamentaria y Militar.

 

Calendario de los conflictos de la Monarquía imperio absolutista Española a la Monarquía restaurada con la soberanía limitada de la ciudadanía

1833-1840 Primera guerra carlista dinástica Cristinos y Carlistas.

1840 Rifeños acoso a las plazas de Ceuta y Melilla. Los británicos abandonan Guinea.

1844-1845 Rifeños acoso a las plazas de Ceuta y Melilla

1846-1849 Segunda guerra carlista

1848 Rifeños acoso a las plazas de Ceuta y Melilla

1854 Rifeños acoso a las plazas de Ceuta y Melilla

1855 Alzamientos carlistas

1858 a 1862 La aventura de Conchinchina

1859 a 1860 Primera guerra de Marruecos

1860 Alzamientos carlistas

1861 a febrero de 1862 Expedición a México

1868-1874 Revolución de Septiembre Sexenio Revolucionario (Gobierno provisional, 1871-1873 Reinado de Amadeo, 1873-1874 I República Española)

1868 Grito de Lares Puerto Rico

1868-1878 Guerra de los diez años en Cuba.

1869 Alzamientos carlistas

1872 Revuelta de Cavite el Viejo Filipinas

1872 Gomburza  Filipinas

1872-1876 Tercera guerra Carlista

1873-1874 Rebelión Cantonal

1879-1880 Guerra chiquita en Cuba

1893 a 1894 Guerra de Margallo o primera guerra del Rif

1895 Grito de Baire y Manifiesto de Montecristi

1896-1898 Revolución e independencia Filipina

1897-1898 guerra hispano-cubana-estadounidense finaliza con Tratado de París (10 de diciembre del 98) España cede Cuba, Puerto Rico, Filipinas y Guam a Estados Unidos.

1898 Tratado de París Puerto Rico cedida a Estados Unidos.

1899 se venden Carolinas, Marianas y Palao.

1900 Alzamientos carlistas

1906-1917 Conflictos con los militares

1909 Guerra de Melilla y Semana Trágica

1910 Conflicto con la iglesia

1911 a 1927 Guerra del Rif

1917 Crisis Social, Política y Militar.

Breve opinión

El siglo XIX comprende el completo hundimiento del imperio de los monarcas absolutos, impulsada por la guerra del francés (Independencia), y que  también supuso la evidente incapacidad para adaptar la organización del nuevo Estado, que se ha  desmoronado. Cómo se podía dar forma a un nuevo Estado, acorde con los tiempos (Estado Nación). Evidentemente se optó por la añoranza imperial y por la confrontación de ideas con las armas por medio y asociando el territorio-país-estado-nación-reino a meras cesiones o herencias de padres a hijos sin contar con el conjunto de la población.

La sangría económica tenía sus causas: la falta de ingresos coloniales y los crecientes gastos ocasionados por los conflictos internos y externos, la corona, la aristocracia y el alto clero improductivos, el país improductivo y destruido por los conflictos. Es un siglo que requieren la organización de un Estado, la   separación de los ingresos públicos del Estado y los de la Corona, la seguridad pública de todo el territorio que garantizase los movimientos y su defensa, una justicia sustentada en normas emanadas de la costumbre o del acuerdo y la independencia de la iglesia.

El Estado-Nación España optó con las armas en la mano por dotarse de un Estado centralista (Gobernadores civiles 1847), organizó el territorio en provincias (Diputaciones) y los municipios de esa provincia, sin tener presente las diferencias entre la Corona de Castilla, la Corona de Aragón y el Reino de Navarra. Este mimetismo provincial se llevó adelante para toda la Administración incluida la Justicia (primera instancia, instrucción, partido judicial, audiencia).

Exigía un sistema tributario centralista que acabase con los privilegios del Antiguo Régimen exenciones y capacidad de recaudación por agentes ajenos a la Administración y de la exención a la Iglesia y las clases privilegiadas. Las oscilaciones fueron significativas hasta López Ballesteros (control cuentas de la Corona), Mendizabal (Desamortización y supresión del diezmo eclesiástico), Mon (nuevas contribuciones), Bravo Murillo (sistema contable), Figuerola (impuesto personal, tierra, industria y comercio suprime consumos) Arancel proteccionista, Madoz librecambista y Raimundo Fernández Villaverde (reduce el cuadro impositivo y grava a trabajo, capital y beneficios).

La seguridad interior garantizaría la movilidad de personas y mercancías, con la creación de la Guardia Civil 1844, y de la seguridad exterior y de la capacidad de defensa dudó en los pasos para avanzar hacia un ejército moderno (1899 Ejercito Nacional de Polavieja), pervive el sistema de 15 Capitanes Generales [capitanías o regiones militares] que se modifican en 1898 y  en 1907. Se produce una duplicidad de ocupación del territorio relacionada con la seguridad Guardia Civil y Ejército.

Podía haberse desvinculado de la dependencia de legitimidad de la Iglesia católica y mantuvo el carácter legitimador del reino y su función educativa.

 

Romance a Pérez Mateo

Pérez Mateo

Para defender la fábricas,

y los campos, y los libros,

te fundiste con el pueblo,

porque eras pueblo tú mismo.

Al lado de los obreros,

al lado del campesino,

al lado del estudiante,

todos erais uno mismo,

que no marcan diferencias

las balas del enemigo.

Tú. sin embargo, eras tú.

Siendo igual eras distinto.

Que cada cual en la frente

lleva marcado su signo.

Entraste de miliciano;

como alférez fuiste herido:

con sangre estaban ganados

tus galones de oro fino.

Yo sé cosas que me callo

porque no debo decirlo

en tanto no llega el día

en que pueda hablar a gritos.

Tú fuiste, Pérez Mateo,

quien en el mayor peligro,

y cuando todos dudaban,

les diste el ejemplo vivo.

Para salvar otras vidas

alzaste la tuya en vilo.

Las balas que te buscaban

encontraron el camino,

y la Muerte, que aguardaba,

vino a buscarte a tu sitio.

Moriste como los hombres:

en pie, frente al enemigo.

Las balas que te mataron

eran metal encendido,

que si no, se retiraran

de tu cuerpo sin herirlo.

Camarada, tú no has muerto:

el cuerpo dejó un vacío,

pero tu vida cortada

persiste en nosotros mismos.

Sobre tierra, piedra y mármol

tu espíritu quedó fijo.

No nos quitaron tus manos,

que en las nuestras las sentimos.

No se ha perdido tu voz,

que vibra en nuestros oídos.

Camarada, tú no has muerto:

te siento en mi pecho, vivo.

Felipe RUANOVA

Romance de mi padre publicado en Romancero General de la Guerra Española (selección y prólogo de Rafael Alberti) 1944. Patronato Hispano Argentino de Cultura Buenos Aires.

Romance de los seis moros perdidos

Romance de los seis moros perdidos

Seis moros van por la Sierra,

el estómago ligero

y cargada la cabeza.

Se han perdido hace dos días

entre vueltas y revueltas,

y por más que llevan dadas

no encuentran la que desean.

Ya tristes y alicaídos,

ya sin vigor en las piernas,

en un giro del camino

han visto un pueblo muy cerca.

Un pueblo en que habrá vacas,

y gallinas y terneras;

un pueblo en que habrá comida

y buen vino de la tierra.

Corren, corren y en la casa

primera que al paso encuentran

se meten, con grandes voces

llamando al dueño y la dueña.

-¿Quién está dando esos gritos?;

ha de estar loco, por fuerza-,

dice el dueño de la casa

asomándose a una puerta.

-Si, somos locos de hambre

-un morito, le contesta-;

hace más de cuatro días

que vagamos por la Sierra,

sin nada para la boca

y caminando sin tregua.

-Sentáos, que yo os daré

comida para setenta,

y si no hubiese bastante

la buscaré donde hubiera.

Allí les sacó comida,

tan abundante y bien puesta,

que la boca no es bastante

cuanto la vista desea.

Después que quedaron hartos

llamaron al de la venta;

le preguntaron: -Buen hombre,

San Rafael, ¿dónde queda?

Hemos de volver allá

y no sabemos la senda.

-No paséis cuidado alguno,

que con mi mujer ya llega

quien sabe vuestro camino

para recorrerlo a ciegas.

Llegó en esto la mujer,

con diez milicianos entra,

y aunque los moros resisten,

bien pronto vencidos quedan;

llevánselos las Milicias

donde nunca más se pierdan.

Felipe CAMARERO RUANOVA

Romance de mi padre publicado en Romancero General de la Guerra Española (selección y prólogo de Rafael Alberti) 1944. Patronato Hispano Argentino de Cultura Buenos Aires.

Educación en la España franquista 1939 a 1975 II

La población española y la residente en Madrid  a lo largo de aquellos años tenía las siguientes características.

Población de España (Fuente Anuario INE 1973)

Hombres Mujeres Total
1940 12.580.405 13.607.494 26.187.899
1950 13.673.119 14.695.523 28.368.642
1960 15.020.007 15.883.130 30.903.137
1970 16.619.144 17.413.657 34.032.801

Incluye la población en las Colonias africanas

Población residente en Madrid (Fuente Censo)

Hombres Mujeres Total
1940 485.564 603.083 1.088.647
1950 738.826 879.609 1.618.435
1960 1.055.583 1.203.783 2.259.366
1970 1.478.182 1.642.760 3.120.942

En 1940 Madrid ciudad tenía una extensión de 68 kilómetros cuadrados. Su población estaba compuesta por 541.000 capitalinos, los 547.000 restantes procedían de la provincia un 5% y del resto del territorio y del extranjero.

Desde el año 1948 hasta 1954 la Villa de Madrid coloniza y expropia los siguientes municipios Carabanchel Alto y Bajo, Chamartín de la Rosa, Canillas, Canillejas, Barajas, Hortaleza, Vallecas. Desde  1951 El Pardo, Fuencarral, Aravaca, Vicálvaro y Villaverde. Supuso la centralización y la incorporación de 538 kilómetros cuadrados y de una población que según sus últimos censos ascendía a 330.000 habitantes.

Eso representaba que en el censo de 1950 (referencia 31-12) tuviese 757.000 capitalinos, 236.000 más que en 1940, pero procedían de la anexión al menos 261.000.

En el censo de 1970, ya integrados los habitantes de sus municipios colindantes, tendrá 1.454.000 capitalinos, algo menos de un 3% de proceden de la propia provincia y el resto 1.572.000 procedían del resto del territorio y del extranjero.

Durante todos estos censos predomina la presencia de la mujer en todos los grupo. La ciudad de Madrid representaba el 4% de la población española en 1940 y un 9% en 1970.

Si se observa la fecha de nacimiento en 1970, se obtiene:

Nacidos Edades Hombres Mujeres Total
1941 a 1945 29 a 25 106.780 115.757 222.537
1946 a 1950 24 a 20 120.840 126.557 247.397
1951 a 1955 19 a 15 118.722 122.302 241.024
346.342 364.616 710.958
Censo Todas 1.478.182  1.642.760 3.120.942
Porcentaje 23,43% 22,20% 22,78%

El número de personas residentes en Madrid, nacidas desde el final de la guerra, en edades susceptibles de acceder o haber accedido a estudios de enseñanza media y a estudios universitarios, suponía en 1970 de un 22,78%.

Más allá de este conjunto estaban los procedentes de otros territorios y de edades diferentes a las comprendidas en estos datos.

Universidad

En Madrid tenían su sede las siguientes Universidades la Complutense de Madrid, la Autónoma de Madrid (creada en 1968) y la Politécnica de Madrid (creada por agrupación de las existentes Escuelas de enseñanzas Técnicas en 1971) y la UNED (creada en 1972). También estaba presente el ICAI de la Pontificia de Comillas.

Evolución de la población universitaria matriculada en Facultades de Ciencias, Económicas, Derecho, Farmacia, Filosofía, Medicina y Veterinaria. En el curso 1972-1973 se incorporan como Facultades de Políticas y de Ciencias de la Información.

El punto de partida fue el curso 1940-1941 con 33.763 estudiantes en Facultades, de ellos 9.293 en Madrid.

Curso España Madrid
1955-1956 57.030 19.074
1960-1961 64.010 24.448
1965-1966 92.983 30.625
1966-1967 105.370 35.975
1967-1968 115.590 36.575
1968-1969 134.945 42.091
1969-1970 150.094 45.000
1970-1971 168.612 50.692
1971-1972 195.237 55.268
1972-1973 210.441 56.169
1973-1974 251.866 69.487
1974-1975 275.300 76.252

Escuelas Técnicas Superiores

El punto de partida fue el curso 1940-1941 con  1.731 estudiantes en Escuelas, de ellos  1.188 en Madrid.

Evolución de la población universitaria matriculada en Madrid en las Escuelas Técnicas Superiores de Arquitectura, Aeronáuticos, Agrónomos, Caminos, Industriales, Minas, Montes, Navales, Telecomunicaciones e ICAI en Madrid.

Los datos de España añaden Arquitectura de Barcelona y Sevilla, Agrónomos de Valencia, Industriales de Barcelona, Bilbao y San Sebastián, Textiles de Terrasa, Minas de Oviedo, Química de Sarria.

España Madrid
1955-1956 4.429 2.741
1960-1961 17.711 11.003
1965-1966 32.896 19.131
1966-1967 36.038 20.707
1967-1968 38.695 21.342
1968-1969 41.483 22.068
1969-1970 42.045 21.156
1970-1971 44.547 23.601
1971-1972 42.978 21.302
1972-1973 44.738 22.184
1973-1974 45.768 23.037
1974-1975 48.736 25.378

En las Escuelas Superiores se concentraba la enseñanza en los centros de Madrid entre un 60% en los años 50 y un 50% en los últimos cursos de la dictadura años setenta. Mientras que en las Facultades estaba más distribuida la población universitaria en 1960 un pico de un 38% en Madrid, pero siempre en torno a un 30% y descendiendo a un 27% a partir de 1972.

La población universitaria de las Facultades y de las Escuelas Técnicas Superiores supuso en la ciudad de Madrid un tránsito desde los 10.481 estudiantes de 1940-41, a los 21.815 de 1955-56, a los 66.156 de 1969-1970 y a los 101.630 de 1974-1975.

No disparéis, camaradas

No disparéis, camaradas

Preparados los fusiles,

avanzan hacia unas jaras

un grupo de milicianos

del frente de Guadarrama..

Hay una ametralladora

que sin descanso dispara,

y a la cual deben tomar

por las buenas o las malas.

Se ha callado el enemigo

a la primera descarga.

Que por volver los disparos

sólo ha vuelto las espaldas.

Con cuidado las Milicias

hacia las jaras avanzan

cuando un bulto grueso y negro,

un vientre y una sotana,

arrodillado les pide

perdón con estas palabras:

“¡Perdonadme, compañeros!

¡No disparéis, camaradas!,

que he de hacerme socialista

y he de dar vivas a Azaña.

¡Por Dios!… digo, no… ¡por Rusia!,

no disparéis, camaradas,

que hoy siento nacer en mí

un hombre nuevo. ¡Caramba!

no mirarme de ese modo

que se me corta hasta el habla.

¿No os digo que he de ser otro?…”

¡Eso está bien! Camaradas,

dice un miliciano—, vamos

a ver si es verdad que cambia;

matad la parte facciosa

y dejad la parte honrada.

¡Apunten! ¡Disparen! ¡Fuego!

Y todas sus partes eran

lo mismo que su sotana.

Felipe C. RUANOVA

Poema rescatado de mi padre publicado en El Mono Azul 1936. Publicación semanal de la Alianza de Intelectuales Antifascistas para la Defensa de la Cultura.

A punta de aguja

A punta de aguja

Felipe C. Ruanova (Felipe Camarero Ruanova Maldonado)

A punta de aguja

se ganan las batallas.

No bastan fusiles,

ni bastan las balas,

ni basta el coraje,

ni la ciencia basta,

que otros enemigos

tomaron las armas.

Aire de la Sierra,

más que aire, navaja

que afiló la nieve

de las cumbres altas,

¡ay, como perdiste

toda tu eficacia!

¿Dónde está el empuje

de que blasonabas?

¿En qué quedaron

tantas amenazas?

Manos de mujer

frenaron tu marcha,

mellaron tu filo,

fallaron tus ansías.

Anda, ve y golpea

puertas y ventanas;

muge de coraje,

galopa de rabia,

y vuelve de nuevo,

si es que no te basta,

toro de los fríos,

que en la retaguardia

manos femeninas

y llenas de gracia

han de hacerte un quiebro

que burle tus mañas.

Ya puedes volverte;

aquí no haces nada,

porque las mujeres,

que apenas descansan,

trabajando todas

te esperan en guardia.

Y no con banderas

en seda bordadas

con hilos de oro

ni hebras de plata;

nuestras compañeras

usan prieta lana

y tejen con ella

victorias sin tasa.

Que a punta de aguja

se ganan batallas.

Poema rescatado de mi padre publicado en El Mono Azul 22 de octubre de 1936. Publicación semanal de la Alianza de Intelectuales Antifascistas para la Defensa de la Cultura.

Publicado también en Romancero General de la Guerra Española (selección y prólogo de Rafael Alberti) 1944. Patronato Hispano Argentino de Cultura Buenos Aires.

Torturas de la Brigada Político Social (1941 a 1978)

Durante la Dictadura y la ocupación violenta del país por los facciosos sublevados se practicaron sistemáticamente un sinnúmero de torturas en las dependencias policiales de la Dirección General de Seguridad DGS, edificio sede de la Presidencia de la Comunidad de Madrid.

OBSERVACIÓN: Las primeras elecciones democráticas de la Comunidad de Madrid fueron en 1983. Ningún partido se ha dignado a poner una placa de recuerdo por las personas detenidas y maltratadas por la dictadura en sus dependencias.

Ninguno de los presidentes reconocieron la represión por luchar por la libertad, ni Joaquín Leguina, ni Alberto Ruiz-Gallardón, ni Esperanza Aguirre, ni Jaime Ignacio González, ni Cristina Cifuentes (hasta este momento presidenta).

Presentaré los momentos vividos en una detención.

Se te pedía la identificación, si no se producía la detención sobre la marcha (manifestación, asamblea, reunión, reparto de propaganda, elaboración de propaganda).

A continuación esposados se nos trasladaba con malos tratos al menos de palabra a las dependencias de la DGS.

Se nos hacía el registro de entrada y se nos clasificaba por el tipo de detención.

Acto seguido, con suerte, se nos retiraban nuestras pertenencias (llaves, reloj, monedero, …), conservando la ropa y el calzado.

Si eramos detenidos por actividades “subversivas contra la legislación franquista” se nos conducía a algún despacho para ser interrogado o con suerte se nos conducía a una de las celdas (había celdas en la DGS y en el colindante Cuartel de Zaragoza).

Se producía la privación de libertad sin referencia de pruebas, tipo de denuncia, tiempo de detención  (ley 45/1959 de orden público, Ley 36/1971 modificada)  fijaba en su  artículo 18 (72 horas máximo), excepto en los estados de excepción que tenía la policía libertad horaria por la suspensión del artículo 18.

Estado de excepción de mayo de 1962 (Asturias, Vizcaya y Guipúzcoa)

Estado de excepción de abril de 1967 (Vizcaya)

Estado de excepción de agosto de 1968 (Guipúzcoa)

Estado de excepción enero de 1969 (Estado español)

Estado de excepción de diciembre de 1970 (Guipúzcoa)

Estado de excepción de abril de 1975 (Guipúzcoa y Vizcaya)

Se nos tenía incomunicados en el espacio reducido de la celda (unos 4 metros cuadrados). Se mantenía encendida permanentemente la luz eléctrica (pérdida de noción del tiempo). Teníamos únicamente la referencia del café (desayuno), comida y cena, si llegaba el sonido de la calle conseguías orientarte en el tiempo. Había que llamar al policía (perdón al señor agente) para hacer nuestras necesidades. No recuerdo si se nos permitía la higiene personal (creo que no). Teníamos en la celda un banco de obra alicatado, un  colchón (plástico con espuma) y una manta para dormir.

La otra referencia con el mundo era cuando te subían a los interrogatorios.

Te metían en un despacho con varios “policías” (tampoco tenías referencia de que lo fuesen) nunca estaban identificados. Te metían el miedo en el cuerpo por superioridad numérica y por estar indefenso.

La tortura psicológica se vinculaba a lo que escuchabas de los despachos colindantes (gritos, golpes, chillidos, caídas), las amenazas sobre tus familiares, pareja, amigos. Las supuestas delacciones de tus compañeros de detención o las acusaciones de otras personas. Pero la menor amenaza era la que realizaban contra ti y contra tu persona (insultos, amenazas). Se recuerdan  las pistolas puestas en la cabeza, como nos acercaban a las ventanas, como nos empujaban hacía puertas de cristal.

La tortura de recibir golpes (aguantar el dolor) dependía del tipo de agresión física (alguno de los que recuerdo): Bofetadas, puñetazos (selectivos en zonas del cuerpo), uso de toallas mojadas y guías telefónicas para no dejar señal, presión en el pecho (tumbado en una mesa) se presionaba sentándose encima, en posición sentado en el vacío con o sin apoyo (silla eléctrica) hasta que no podías aguantar, en cuclillas caminando esposado y pisándote las esposas (el pato), introduciendo astillas entre los dedos, aplicando electrodos en distintas partes del cuerpo o amenazándote con ponerlos.

Algunas más sofisticadas eran mantenerte semidesnudo en corrientes de aire en otoño e invierno. Trasladarte en coche sin identificación policial sin saber el destino.

Desconocías el límite de tu resistencia. Desconocías cuanto tiempo iba a durar. Cuando te bajaban a la celda si podías por tus medios o llevándote en semivolandas, te parecía que alcanzabas el descanso en un lugar aparentemente seguro.

No te podías creer cuando te iban a sacar de la DGS la calle significaba recuperar la libertad vigilada o furgón de traslado a Las salesas (ponerte a disposición del juzgado de Orden Público) o a la cárcel de Carabanchel (para ponerte a disposición del juez militar o cumplir la multa gubernativa).

Estas son algunas de las torturas que recuerdo. Se que la forma de torturar a las mujeres estaba asociada a la amenaza de violación, me imagino que en algunos casos pasaron a mayores por la impunidad de aquellos “servidores de la ley”, amenazas a las embarazadas (provocar abortos, luego defendían el derecho a la vida del feto), amenazas con los hijos e hijas.

Si pedías una revisión médica obtenían la certificación facultativa de que salías en buen estado sin secuelas de los interrogatorios.

 

 

 

Memoria estudiantes antifranquistas en Madrid

Publicado en el Diario.es

La memoria es un conjunto de imágenes de hechos y de situaciones que quedan en la mente de cada uno. Cuando sus actores la recuperan para dar testimonio de unos acontecimientos, se enmarca dentro de la consideración de Memoria histórica.

La recuperación de la Memoria histórica en el Estado español suele abarcar el período comprendido entre el comienzo de la sublevación militar contra la II República y los años iniciales de la dictadura franquista, auténticos años de plomo. Pero se podría ser más ambicioso y ampliar ese lapso de tiempo, abarcando los años posteriores de la dictadura. Esa es nuestra intención. Fuimos personas no especialmente destacadas en la lucha antifranquista como algunas figuras históricas, pero evidentemente pusimos nuestro grano de arena para empujar y, como diría Raimon en su canción Diguem No, propiciar el final de la dictadura.

Los años pasan inexorablemente y quienes nacimos, fuimos criados y educados durante la violenta dictadura franquista, poco a poco vamos desapareciendo físicamente, unos por accidentes, otros por razones de edad o de enfermedad. Es ley de vida. La pérdida de la memoria y de la vida con el transcurrir del tiempo son hechos inexorables. La memoria puede empezarnos a flaquear en cualquier momento y corremos el riesgo de que todo lo vivido en aquellos años se convierta en un mero dato numérico como mucho clasificado por tipología o por género (número de ejecuciones, asesinatos, persecuciones, detenciones, violaciones, torturas, procesamientos, sentencias, multas, encarcelamientos, expedientes, destierros, exilios, marginaciones).

Desde el año 1939 a la actualidad ya han transcurrido 78 años y desde 1959 han pasado 58 años. Esa fue una de las razones fundamentales para comenzar este proyecto de recuperación de la memoria histórica de los estudiantes antifranquistas en Madrid desde finales de los años cincuenta hasta 1977. Nos centramos en quienes alcanzamos la mayoría de edad legal de 18 años en las elecciones de 1977 o, lo que iba bastante paralelo, en algunos de los que padecimos al Tribunal de Orden Público (1963 a 1977) de funesto recuerdo.

La Memoria histórica (historia de vida u oral) se basa en fuentes directas de información básica, fuentes informativas que tienen un tiempo tasado. Es la historia de vida recopilada a través de conversaciones, recuerdos personales, entrevistas y encuestas realizadas a activistas de aquellos años. La mayoría éramos y seguimos siendo personas más o menos anónimas que nos movilizamos, reunimos, organizamos y dimos consistencia a la lucha contra un sistema político, encarnado por el dictador Francisco Franco.

La historia de vida es complementaria a los archivos, la prensa y el conjunto de fuentes documentales que son o serán accesibles en algún momento (salvo catástrofes naturales o el mantenimiento de la legislación franquista de secretos oficiales), para poder estudiar en detalle ese período. Son testimonios que en ningún caso sustituyen las fuentes tradicionales, pero si las enriquecen en la medida que aportan la descripción personalizada de agentes sociales excluidos de la historia.

Por esta razón hemos iniciado un Proyecto con los estudiantes madrileños nacidos después de la guerra, víctimas de una dictadura. La principal característica es la de haber estudiado en Madrid durante aquellos años sin importar el origen ni la militancia de cada uno. Acotamos el universo de las personas a localizar en el tiempo, en el lugar y en un sector social que temporalmente nos dio cohesión y que en la mayoría de los casos nos impulsó a participar al mismo tiempo o posteriormente en los citados movimientos en diferentes lugares. No pretendemos erigirnos en los principales protagonistas de la lucha antifranquista ni por sector (estudiantil y profesional), ni por territorio (Catalunya, Andalucía, Euskadi, Galicia, País Valencià, Asturias, …), ni por tipos de movimiento de barrio (vecinales), de edad (juveniles) de clase (obreros).

La sociedad de la época padecía la sistémica represión de la dictadura franquista, la ausencia de libertades, el adoctrinamiento de la iglesia católica y de la Falange. Todos éramos tratados como si hubiésemos perdido una guerra – peor aún- como delincuentes políticos y sociales por no aplaudir la victoria de Franco sobre la República. Los estudiantes, entre otros, fuimos perseguidos, detenidos, torturados, heridos, asesinados, ejecutados, expedientados, expulsados de los campus universitarios, multados, desterrados, exiliados, procesados, condenados, marcados hasta que murió el dictador en 1975 y el régimen no tuvo ya capacidad de mantener la dictadura y se vio obligado a negociar su final en el curso de los años 1976 y 1977.

Las experiencias y las vivencias no están reflejadas ni en el cine ni la televisión. Los libros de Historia minimizan los hechos de aquellos años en Madrid que no se redujeron solamente al recital de Raimon en la UCM de mayo de 1968 (que contó con la importante participación del compañero Arturo Mora ya desaparecido). Pusimos en marcha este proyecto con la pretensión de sacar de la amnesia colectiva inducida y de reconocer a un número significativo de personas, que aportamos o cedimos una parte de nuestras vidas a la sociedad, porque parece como si se pretendiera hacernos desaparecer como se ha hecho con las cárceles o con el centro de detención y tortura, reconvertido en sede de la Presidencia del gobierno regional de Madrid.

La sociedad había cambiado. En 1960, el mundo urbano suponía algo más de un 55% del total de la población y cerca del 40% éramos descendientes de quienes nos relataban la guerra (desde el bando de los vencedores o de los vencidos). Era evidente el peso de nuestro afecto y afinidad con nuestras familias, pero el cambio en nuestra sociedad fue una de las razones por las que, a todos con independencia del bando paterno, nos resultaba incomprensible la limitación de lecturas, el control de publicaciones, la prohibición de reuniones y concentraciones, la imposición de una moral carente de ética, la condicionada solidaridad, el conocimiento censurado, en suma la cortedad de miras que el régimen pretendía que tuviese su formada y elitista juventud. Estos son algunos de los factores que nos impulsaron a demandar el derecho de ser libres y que veíamos como algo natural en la información que nos llegaba del exterior.

Ahí radica la motivación para abordar este proyecto. Acotamos el entorno social, el período de tiempo y el ámbito geográfico. Faltaba incorporar la metodología del trabajo consistente en la recopilación de información de fuentes primarias a través de un cuestionario abierto que daba libertad para rellenar la información. La información recopilada a través del cuestionario se ampliaba mediante entrevistas a personas que estaban dispuestas a participar.

Empezamos a trabajar en junio de 2017. Una vez habíamos consensuado una carta de presentación y el cuestionario, correspondía emprender el contacto con personas involucradas en la actividad durante aquellos años. En muchos casos resultó complicado contactar muchas veces por desconocer sus auténticos nombres y apellidos (nombre clandestino o simple olvido). A pesar de las dificultades iniciales logramos llegar aproximadamente a un centenar de antiguos estudiantes antifranquistas a los que remitimos el correo electrónico desde la cuenta abierta para este objetivo estudiantes.antifranquistas@gmail.com. A día de hoy ya hemos logrado más de una treintena de respuestas.

Con este proyecto intentamos documentar y divulgar los testimonios de y para la historia de la lucha contra el franquismo y de sus protagonistas, recuperar los valores de estas personas, recuperando los referentes que impulsaron la lucha por las libertades (derechos humanos, igualdad y justicia social) y la supresión de privilegios (sociales, económicos, militares, religiosos o ideológicos).