COVID 19 (27 de octubre de 2020)

Hace unos meses indicaba que las pandemias tienden a durar un mínimo de dos años con una elevada incidencia. También apuntaba que las respuestas no son las mismas para todos los territorios, ni para todas las concentraciones humanas, ni para todas las zonas medioambientalmente alteradas o destruidas por el ser humano.

Añadía que la carencia de datos normalizados para la evaluación del impacto de una forma desagregada eran imprescindibles. El conocimiento de la pandemia entre los hombres y las mujeres, entre las franjas de edad de mujeres y hombres, en la capacidad económica de las personas (evitaré el prejuicio existente de hablar de clases), en las grandes ciudades hasta los pequeños municipios.

Estas son algunas de las variables que deben ser actualizadas constantemente para saber como poder actuar ante esta pandemia. Hasta la fecha solamente aprecio bandazos y más bandazos, locales, nacionales e internacionales a la espera de la diosa salvadora VACUNA.

Parece que nos cuesta trabajo aprender de la sistemática agresión al medio que nos responde con sus tiempos, lentamente para quienes nos hemos acostumbrado a la valoración de lo inmediato y prescindimos o ignoramos la proyección de nuestras aberraciones.

Los ejemplos son evidentes el virus se contagia por vía aérea (aerosoles que penetran por vías respiratorias o por contacto con las mucosas). Su incidencia es a día de hoy superior en zonas con una elevada contaminación atmósférica (por tipo de gases).

La aberración de las cifras absolutas, únicamente, genera estados de ansiedad e inquietud entre la población, sobre todo entre las personas que el bombardeo mediático considera de alto riesgo.

Dicho esto ¿Cuántas UCis nuevas hay en cada nacionalidad o región de España desde marzo a la actualidad? ¿Cuántas personas se han incorporado al sistema de salud pública en cada nacionalidad o región de España desde marzo a la actualidad? ¿Cuánto y Cómo se ha incentivado los servicios esenciales en cada nacionalidad o región de España desde marzo a la actualidad?

Estos tres indicadores son básicos para conocer la responsabilidad o irresponsabilidad de nuestros representantes electos.

Como todas las epidemias su característica fundamental es la mortalidad afecta a los más pobres y a los más débiles. Aunque los más pobres se autodenominen clase media baja por comparación con otros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s