Ayer

Ayer me desperté agradablemente.

Aún mantenía el olor de tu cuerpo.

Ese olor tibio y agrio de un cuerpo descansado.

Aún notaba tu piel fatigada tras la larga jornada.

Esa piel que me demandó suaves caricias.

Esas manos con las que recorrí cada trozo de tu cuerpo.

Esa dermis relajada con mis dedos.

Esa respiración inaudible de cada instante.

Esa respiración acelerada que parecía un corcel galopando.

Esa respiración que desciende de nuevo.

Esa respiración imperceptible. Parecía que ya no estabas.

Pero aún permanecías a mi lado.

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s